Iván Ferreiro – Standstill – Najwa Nimri

Concierto celebrado en la sala La Riviera de Madrid, el viernes 3 de diciembre de 2010

Picnic Extraterrestre

Bueno, bueno, bueno… Si alguno mira la fecha de publicación se preguntará “¿dónde coño se habrá metido este pavo para hacer la crítica a estas alturas de la liga?”. Hijos míos: últimamente ando que no paro. Estoy más liado “que l’moño una loca”, incluyendo unos días en Barcelona de los que hablaré en próximas entradas. No he tenido tiempo para actualizar el blog. Así; tal cual. Es lo malo de llevarlo solo yo (ya no me da miedo dejar ese “solo” sin acentuar; ya no tengo que preguntarme si es adverbio o adjetivo; ahora, con la nueva ortografía de la RAE, puedo dejarlo tal cual sin preocuparme).

Lo que sí voy a hacer a partir de ahora es crónicas más breves. Porque soy así de vago, y cada vez me da más pereza escribir. Además, esta semana tengo mucho que actualizar.

Diré que conocí la existencia de este concierto a través de la página web de “Standstill” y que no supe que se trataba de un concierto conjunto hasta que no me dieron la entrada y vi que, en la misma, figuraba como cabeza de cartel Iván Ferreiro y, junto a los barceloneses, el 50% de Najwajean y, cada vez más el 100% de ella misma, Najwa Nimri. ¡Sorpresa! ¡Mejor que mejor! O bueno… ¿Suponía eso que Najwa, Montefusco y compañía iban a telonear al vigués? ¿Que iban a tocar todos juntos? (!) Por lo pronto suponía que, casi con toda seguridad, los chicos de Standstill no llevarían uno de sus trabajadísimos espectáculos audiovisuales. ¡Mmmm! (en sentido negativo). Pero no adelantemos acontecmientos.

Najwa (La Riviera, 3-12-2010)

Abrió fuego, y con puntualidad británica (llegué unos pocos minutos tarde y ya tenía pinta de llevar un rato cantando) Najwa. “El Último Primate” probablemente sea su mejor trabajo hasta la fecha. Inclasificable y fascinante a partes iguales, la Nimri consagró a él la práctica totalidad de su actuación (a pesar de que sus dos discos anteriores en solitario no sean nada desdeñable, difícilmente cuadran con el nuevo rumbo estilístico de la donostiarra). Acompañada de una banda que lograba un magnífico sonido (a destacar ese bajo y esa impresionante batería), quedó un poco lastrado por los numerosos problemas técnicos que, dicho sea de paso, fueron “asimilados” en los temas por la propia Najwa que, en un alarde de ingenio, integró en la letra de la canción las dificultades técnicas que estaban sufriendo.

A ello se unieron cuestiones más prosaicas: el frío glacial reinante en Madrid, interior de La Riviera incluido, obligó a un cambio de calzado un tanto estrambótico en mitad de la actuación. Instrucciones al técnico de luces para evitar deslumbramientos… Uno no sabría decir si Najwa estaba incómoda o excesivamente a gusto. La cuestión es que derrochaba carisma como pocas veces (lo cierto es que siempre se le ha acusado de ser un tanto “sosa” en directo, pero aquí parecía empeñada en desmentirlo).

Su acercamiento al rock progresivo, cantado íntegramente en castellano, tuvo como colofón la ¿sorpresiva? aparición de Ferreiro, que interpretó, a dúo con ella, los dos últimos temas. Una brevísima pero genial actuación de no más de 45 minutos que dejó paso, tras un pequeño intermedio y una Riviera bastante más poblada (aunque, siendo sinceros, el aforo fue un tanto más reducido de lo que, en un concierto de estas características habría cabido esperar; la sala no sólo estuvo lejos de llenarse, sino que incluso se cerraron las balconadas superiores para concentrar al público en la platea) al, para mí, plato fuerte de la noche: Standstill.

Standstill (La Riviera, 3-12-2010)

Viendo la disposición del escenario, uno ya se olía que esta vez no iba a haber escenografía audiovisual (¡y qué escenografía!) como la de “Rooom”, un par de meses antes en el Teatro-Circo Price (podéis leer la crítica de aquel concierto en otro “post”, un poco más abajo). Una pena. Aún así, un Enric más guitarrero que de costumbre y el resto de su banda cumplieron… aunque no asombraron. Tres guitarras, dos baterías, un teclado y una tuba componían las herramientas con las que fueron desgranando los temas de sus magníficos “Adelante Bonaparte” y “Viva la Guerra”. Sinfónicos, grandiosos, culminantes, pero algo más comedidos que de costumbre, enseguida se ganaron al respetable con un comienzo emotivo y melancólico. “Todos de pie”, “La familia inventada”… “Cuando ella toca el piano”, con guiño incluído al público local, dio paso a temas más “contundentes”, como “Vida normal” o “Adelante Bonaparte”, que se alternaron , en un arrebato de energía, con temas de su anterior trabajo.

Aún así, la sensación de que ganan con la puesta en escena e interpretando los temas con un cierto orden “temático” no se me fue de la cabeza durante toda su actuación. No quiero decir que defraudasen. Para nada. Cumplieron con creces. Sólo que en otras ocasiones les he visto más en su salsa. Aquí, desde el “setlist” hasta la forma de tocar daban la impresión de estar un tanto improvisados. Aún así, un extenso concierto que dejó muy buen sabor de boca. Y ello, a pesar de que buena parte del público, que había ido para lo que había ido, ya estaba aguardando el comienzo de la actuación del cabeza de lista y estrella titular.

Iván Ferreiro (La Riviera, 3-12-2010)

Iván Ferreiro (La Riviera, 3-12-2010)

Iván Ferreiro salió al escenario en medio de una estruendosa ovación, que se incrementó con los primeros acordes de “Los paraísos perdidos”. Tras un comienzo emotivo, Ferreiro se sentó al piano para interpretar temas como “Fahrenheit 451” (canción por la cual, estos últimos meses, siento una extraña obsesión; ¡cosas que pasan!), “El viaje de Chihiro” o “Ciudadano A”. Con el público en el bolsillo, un Iván agradecido y entregado, regaló a los presentes una actuación de las que marcan época, desgranando uno tras otro los temas de su último trabajo. Particularmente simpático, supo combinar teatralidad y sobriedad sobre el escenario, lo que el público agradeció de forma entusiasta.

Finalizada su actuación, salieron a acompañarle sus “partenaires” de la noche, con los que interpretó una curiosa versión castellanizada del “Rien de Rien” de Edith Piaf, animadamente tarareada por el público, que puso la guinda a una experiencia conjunta, cuanto menos, llamativa. Tres de los mejores artistas nacionales por el precio de uno. ¿Se puede pedir más?

Ferreiro, Najwa y Montefusco, al alimón (La Riviera, 3-12-2010)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conciertos, Música y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s