Klaus&Kinski

Concierto celebrado en la sala El Sol de Madrid, el sábado 18 de diciembre de 2010.

Alex y Marina ("Klaus&Kinski", aunque no necesariamente por ese orden). Foto de "eramagazine.net"

A estas alturas de la liga, “Klaus&Kinski” ya han demostrado, le pese a quien le pese, que de fenómeno “friki” pasajero no tienen nada. La merecidísima inclusión de su segundo trabajo, el enorme “Tierra, Trágalos” en todos los listados de los mejores discos del año, viene a confirmar por parte de crítica y público que la formación liderada por Alejandro Martínez Moya y Marina Gómez Carruthers se ha convertido en uno de los estandartes del nuevo pop “indie” patrio, y en el grupo más relevante de la oleada de artistas murcianos de primera línea (Alondra Bentley, Second…) de los últimos años.

Quien sabe alternar con tanta gracia y talento el bolero o el pasodoble con la música disco, el “shoegaze”, el rock progresivo, el “bubble-gum pop”, el folk, el tecnopop, la bossa nova, el rock electrónico y Dios sabe cuantas cosas más, merece ser tenido entre los grandes. Y en cada nuevo concierto que dan parecen empeñados en confirmar que mercen ese estatus. Pero estoy empezando por el final. Las alabanzas debería dejarlas para después de la crónica. Pero es que me puede el entusiasmo.

Todavía no llenan grandes salas, así que es una gozada poder escucharles en una Sala Sol (todos nos comemos el “El” del nombre) no excesivamente concurrida (la verdad es que hace un día de perros), pero con un aforo notable. Es el tipo de local perfecto para que Marina borde su papel de maestra de ceremonias, haciendo reir con comentarios descacharrantes sobre su vida cotidiana y sus brillantes respuestas a lo que el público les dice. Aunque en la segunda mitad del concierto se muestre más cohibida, y no retome sus curiosas conversaciones-monólogo con el respetable, su gracejo e ingenio han logrado ganarse al público antes incluso de empezar a tocar.

Klaus&Kinski (El Sol, 18-12-2010)

Podría enumerar la lista de temas que interpretaron, pero en esta ocasión terminaría antes diciendo los que no tocaron. Completísimo concierto en el que, si se dejaron algo en el tintero, fue por cuestiones horarias (pinchaban en una sala próxima justo después de terminar). Aún así, aprovecharon el tiempo al máximo y desgranaron la mayor parte de sus dos álbumes en una hora y tres cuartos de concierto.

Tras un comienzo progresivo y “noise”, con unas impresionantes guitarras saturadas y una demostración del talento de Alex a las cuerdas, que no deja de asombrar y que, como es costumbre, arrancó más un sonoro aplauso a mitad de actuación (apabullante su interpretación en “Ya Estaba Así Cuando Llegué”), pasaron poco después a sus temas de corte “clásico” (léase acústico): guitarra española y el violín de Pili para “El Rey del Mambo y la Reina de Saba”, “Mengele y el Amor”, “Autovía de Albacete” (la mayor ovación del concierto). El público con la carne de gallina y en silencio sepulcral; tanto como en “Los Niños Muertos y la Decadencia Política” o “Mamá, No Quiero Ir al Colegio”. Aquí, al igual que el bajo ultragrave en los temas discotequeros, los teclados contribuyeron a crear una atmósfera emotiva sobrecogedora. Llegados a este punto, se permitieron interpretar algún tema a petición del público, para terminar como sus temas más electro-pop: “Brilla como una Estrella”, “Forma, Sentido y Realidad” (aún más bailable y pegadiza que en el disco)…

En los bises: “Nunca Estás a la Altura” (con coña incluída), “Rocanrolear”… No hubo versión de “Beach House” porque ya habían concluído la parte principal del concierto con “Ritmo de la Noche”, de “The Sacados” (explicación textual de Marina).

Klaus&Kinski (El Sol, 18-12-2010)

En resumen, un concierto más electrónico de lo que suele ser costumbre, pero como corresponde a un segundo disco que ahonda en su parte más “techno” y “shoegaze”. Aunque los ritmos bailables y el muro de guitarras no le restasen ni un ápice de protagonismo a unos temas más tranquilos y emotivos, con gran presencia de los teclados y la suave voz de Marina.

Si ésta tomó en su día la decisión de seguir a “Beach House” allá donde fuesen, yo estoy dispuesto a hacer lo propio con ellos. Bueno. ¡Como no me hagan sitio en la furgoneta, lo veo un poco difícil! Pero, eso sí: me comprometo a verles siempre que me entere que se pasan a tocar por Madrid. De verdad, merece la pena. Tienen uno de los mejores directos actuales y una treintena de temazos (por el momento) con los que es imposible defraudar hasta al más reticente a su particular mezcla sonora.

Prolíficos, eclécticos (¡y cómo!), virtuosos, simpáticos a rabiar… ¡y murcianos! ¡Ahí es ná!

Alex y Marina en la huerta murciana (el apego a las tradiciones). Foto de "jenesaispop.com"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conciertos, Música y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s