Abraham Boba – El Gel de Onán

Concierto celebrado en la Sala El Sol de Madrid, el jueves 12 de mayo de 2011.

Abraham Boba

Definitivamente, Abraham Boba (pseudónimo bajo el cual el vigués David Cobas factura una impecables canciones que están dando cada vez más que hablar) se ha convertido en el cronista oficial de mi vida. Ya se proclamó tal con su segundo disco, el superlativo La Educación, con el que dejó claro que era mucho más que ese tipo con gafas de pasta y el pelo “pa’rriba” que acompañaba al piano a Nacho Vegas y Julio de la Rosa (por otro lado, presentes ambos entre el público). Pero es que, con su tercer trabajo, el ubérrimo Los Días Desierto, nos ha dejado a todos con la boca abierta (y me viene a la mente una frase de la película 500 Días Juntos: “por lo general me llenas de orgullo y felicidad: ¡pero hoy te has salido!”), superando holgadamente a los antes mencionados (como si de una competición se tratase) en profundidad y perspicacia; unidas a un portento melódico, que añade una inusitada emoción a unas letras certeras, de las que dan donde duele, pero con la sensibilidad que lleva a apreciarlas más allá del “¡jé, qué gracia: pues lleva razón!”.

El Gel de Onán (Sala El Sol, 12-05-2011)

Precedido de El Gel de Onán, proyecto personal del músico Sergio Pueyo, que lleva por bandera unas letras intensas, interpretadas con maestría y esa voz rasgada tan característica, oscilando entre el “indie” patrio “lo-fi” y el “brit-pop” de finales de los noventa, se presentó en escena acompañado del guitarrista Gorka Molero. Pero, quizá, se echó en falta una orquestación más compleja (sobre todo unas percusiones) para plasmar ese sonido melancólico y elaborado que le caracteriza. Lo cierto es que su actuación, salvando momentos como la notable “Muerte Súbita”, resultó un tanto anodina, no tanto por falta de habilidad como por escasez de “instrumentación”. Lo que no desmerece a un artista que, aún jugando todavía en los puestos medios de la tabla, empieza a codearse ya con los grandes.

Abraham Boba (Sala El Sol, 12-05-2011)

Lo de Abraham Boba ya es otra historia. De hecho, viendo la disposición sobre el escenario de su compleja “instrumentación” (ya que estamos con el término, sigo empleándolo), me coloqué estratégicamente en previsión de que, una vez se sentase al piano, no se pasase todo el concierto dándome la espalda. Quizá con una pose excesivamente seria, que desluce un poco sus actuaciones en directo (y ahora se ha moderado, porque antes se le podía tachar directamente de altivo y huraño; de hecho, grabada se me ha quedado la mirada de odio que le lanzó a una pareja a mi lado que no paraba de hablar), Boba centró su recital en sus dos últimos trabajos, a partes iguales. Momentos brillantes como “Podría Haber Sido Peor”, “La Educación”, “Juan y la Defensa” o “Cosas que Duelen”, nos dejaron a un Boba refinado y emotivo a la vez, pero quizá un tanto falto de alma. Letras que transitan el humor y melancolía con portentosa habilidad, en una visión sarcástica, pero decididamente triste del mundo. Dardos certeros que, no solo dan en la diana, sino que además se clavan a gran profundidad.

Abraham Boba (Sala El Sol, 12-05-2011)

Sonó genial, cumplió con creces… pero quizá le faltó un poco de emoción. Su actuación tuvo un sabor excesivamente clásico, incluso en la actitud y la forma de tocar del conjunto que, a muchos, a pesar de gustarnos, nos dejó más fríos de lo que esperábamos; sin alcanzar las cotas de emoción a las que llega en sus grabaciones. Aún así, una actuación notable, con algunos pasajes un tanto grises, pero acorde a mis expectativas. Eso sí: al margen de la actuación “per se”, no puedo dejar de recomendar Los Días Desierto como el que, probablemente sea ya el disco del año.

Foto: Colectivo Anguila, Álvaro Hernández y A Photo Agency (2011)

Edición revisada el 10-09-2011

Anuncios
Publicado en Conciertos, Música | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Joe Crepúsculo – Raúl Querido

Concierto celebrado en la Sala El Sol de Madrid, el martes 10 de mayo de 2011.

Joe Crepúsculo

Quizá sea porque un martes no es el día más indicado para un concierto. Quizá porque se varió la fecha original, prevista para un par de semanas atrás. Quizá porque aún está relativamente reciente la actuación en la capital de Tarántula. Quizá por la crisis… Lo cierto es que la sala, llena, como que muy llena, pues tampoco es que esté. Y eso que llego mediada la actuación de Raúl Querido. Vamos: ¡que corría el aire! Resulta divertido imaginarse cómo sería hacer un “pogo” en estas condiciones de afluencia de público. ¡Achaquémoslo a la crisis! Dicen que de estas actuaciones “íntimas” surgen conciertos memorables. No creo que vaya a ser éste el caso.

Raúl Querido (El Sol, 10-05-2011)

Y no lo digo por Raúl Querido que, sin llegar a entusiasmarme, me ganó. Lo cierto es que su actuación trascendió (interprétese como se quiera) lo estrictamente musical, para ofrecernos una original combinación de “stand up comedy”, concierto y discurso político, que, aunque sólo sea por afinidad ideológica, logró, digamos, “motivarme”. De acuerdo que el sonido, a pesar de esa querencia por el ruidismo de Raúl, no acompañaba, precisamente. Una portentosa (por poderosa) guitarra, encuadrando su particular “rapeo”, no logró ocultar algunos problemillas de sonido que lastraron toda su actuación. En cuanto al fondo del asunto, suscribo su sarcástica e hilarante visión del mundo, que alcanzó cotas de genialidad (y de provocación) con sus versos dedicados a Esperanza Aguirre, como parte de la sección dedicada a “las rubias”, que incluía también una delirante “oda” a Amaia Montero; o a ese adalid de las formas que es Salvador Sostres.

Una colección de microtemas que no dejaron títere con cabeza, desgajados entre chistes y arengas a un público cómplice que, lejos de escandalizarse, se lo pasó en grande con su despiadado sentido del humor, inserto en unos temas del género “indescriptible”, a medio camino entre el tecnopop, el rap y el sano cachondeo “friki”.

Joe Crepúsculo (El Sol, 10-05-2011)

Ojalá pudiera decir lo mismo del recital que nos ofreció Joe Crepúsculo. Pase que Joel (¡joder: qué integrista es mi ordenador, que no me deja poner la diéresis!) sea uno de esos simpáticos “freaks” que deambulan por el tecnopop patrio, a los que muchos gestos y actitudes que, en otro contexto se considerarían “inapropiados”, se les atribuyen como inherentes a su personaje. ¡Pero joder: es que anoche se pasó tres pueblos! Prefiero pensar que se debió al natural consumo de alcohol para vencer la timidez y el miedo escénicos. Pero comportarse como lo hizo, en otro contexto, y sin llevar aparejado un hipnótico bamboleo, puede acarrearle a uno más de un problema. Porque, si bien en lo musical, demostró su buen hacer lidiando con los problemas de sonido (¡esos acoples!) mientras alternaba los temas de Supercrepus y Escuela de Zebras, logrando un sonido con empaque (notable, sobretodo, en “Ritmo Mágico”) y algún que otro toque original (esas flautas andinas en “Todas Tus Cosas Buenas”), su trato despectivo hacia el público, al que llegó a criticar en varias ocasiones, así como su, más que sistemática, constante repetición, en un llamativo estado de ebriedad, de las frases “Gracias Madrid” y “Champions League” (sic), llegó al extremo de que algunos de los presentes se burlasen de él e incluso, directamente, le gritasen lindezas como “¡qué pesado eres!”.

Joe Crepúsculo (El Sol, 10-05-2011)

Un lamentable espectáculo que deslució lo estrictamente musical y nos hizo cuestionarnos a más de uno el tiempo y el dinero invertidos en acudir a un concierto. Una lástima porque, cuando quiere, Joe es capaz de ofrecer uno de los directos más carismáticos de la música electrónica actual. Una pena que hoy no estuviera por la labor.

Edición revisada el 10-09-2011

Publicado en Conciertos, Música | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

Havalina

Concierto celebrado en la Sala Caracol de Madrid, el jueves 28 de abril de 2011.

Havalina

Vamos por partes. Que Havalina es probablemente uno de los mejores grupos madrileños del momento es un hecho incontestable. Ni siquiera me voy a molestar en justificarlo. Quien escuche sus tres últimos trabajos (conste que, a pesar de las notabilísimas diferencias, considero a Havalina Blue, no como predecesora de Havalina, sino como la misma banda con distinto estilo y formación) y diga lo contrario, ni tiene gusto musical, ni tiene sentido común. Son grandes… ¡y punto! Es así. No hay más.

Que Las Hojas Secas, disco a cuya (extensa) gira de presentación corresponde este concierto, es probablemente el mejor disco del pasado año (aunque publicado casi a finales del mismo, por lo que no sabría si considerarlo como de este año; en cuyo caso le tocaría disputarle el puesto a Los Días Desierto, de Abraham Boba), es también inapelable. Es un discazo como hacía mucho tiempo que no se publicaba uno. Es rock hipnótico, oscuro, depresivo, cargado de frustración, de añoranza, de resentimiento e incluso, a veces, de odio. Quizá achacarle esto último a alguien tan formal y educado como Manuel Cabezalí suene un poco extraño, pero es la sensación que a mí me transmite. Y, ¿por qué no? La humildad y las buenas maneras no están reñidas con la emoción. Por lo general, la procesión va por dentro. Aunque, en este caso, transite las amargas letras que pueblan esta obra maestra, que a buen seguro va a traer mucha cola, más allá incluso de nuestras fronteras.

Las Hojas Secas

Porque la sensualidad descarnada y, a veces, incluso, agresiva e incómoda, de su anterior trabajo, el también soberbio Imperfección (casi sería más apropiado hablar de “sexualidad”; incluso de “ansia”, aunque esto último podría prestarse a cierto cachondeo), se transforma aquí en un resquemor y un “mirar hacia atrás con ira” y, a su vez, con nostalgia. Un (¿auto?)reproche por lo vivido y lo perdido, notabilísimo, sobre todo, en el tema escogido como primer “single” del disco: “Objetos Personales”, que pone letra a un impresionante poema del hermano de Manuel, José Juan Cabezalí.

Y es que, si Imperfección ya empezaba a mostrar un estilo más duro, incluso, a veces, agresivo, en Las Hojas Secas, la evolución se consolida, con unas letras más ásperas y maduras, y unas melodías con un punto siniestro, en el que la distorsión y oscuridad de las omnipresentes guitarras, las reverberaciones, y una batería seca a cargo de Javier Couceiro que, lejos de limitarse a mantener el ritmo, subraya cada verso, a veces, incluso, con un puntito “heavy”.

A mi juicio, las letras y, sobre todo, su incardinación con las melodías, están mucho más trabajadas que en sus anteriores discos, ganándoles incluso la partida, en una evolución hacia el rock siniestro anglosajón, con una producción mucho más cuidada (lo que no quiere decir que no lo estuviese también en anteriores trabajos).

Havalina (Sala Caracol, 28-04-2011)

Por lo que respecta al concierto en sí, casi tres horas de actuación dieron para repasar sus dos últimos álbumes prácticamente enteros, y buena parte de Junio, así como un nutrido conjunto de versiones, en muchos casos interpretadas a dúo con la pléyade de invitados que desfilaron por el escenario.

Con Alex Ferreira (Sala Caracol, 28-04-2011)

Abrieron la noche con algunos temas de Las Hojas Secas (“Desierto”, “Tu Ciudad”, “Objetos Personales”…), antes de atacar “Imperfección”, “Agosto en Bogotá”, “Desinspiración”, “Miedo Al Agua”, “Sueños de Esquimal”…, alternando ambos álbumes, en medio de un nutrido grupo de actuaciones con el numeroso grupo de invitados, que incluyeron a Alex Ferreira (amigo y compañero de piso de Manuel), Julio de la Rosa (a quien Ignacio Celma suele acompañar al bajo en sus conciertos), que interpretó con ellos su tema “¿Por Qué No Folláis?”, de El Hombre Burbuja; Nahum García, antiguo bajista de la banda, y Charlie Bautista, cofundador del grupo, con el que interpretaron varios temas de Havalina Blue, versiones de Jeff Buckley (“Dream Brother”) y de un antiguo proyecto conjunto, Melusa, durante el último tramo del concierto.

Con Nahum García (Sala Caracol, 28-04-2011)

Con Julio de la Rosa (Sala Caracol, 28-04-2011)

Con Charlie Bautista (Sala Caracol, 28-04-2011)

A destacar “Desinspiración”, con su genial arrebato de rock progresivo mediado el tema, para retomar el hilo principal de la canción tras siete minutos de intensísimo puente instrumental, lo que siempre me ha parecido una de esas ideas que demuestran la brillantez de un grupo (ya está presente en el disco pero, en directo, esta parte se prolongó incluso más). Quizá habría dejado “Objetos Personales” para el cierre del concierto (o habría abierto con ella), pero, por lo demás, sobresaliente “setlist”, que hizo que, a pesar de su extensa duración, el ritmo y la intensidad emocional no decayesen (quizá el momento Havalina Blue del último tercio fuese un poco más anodino, pero sin desmerecer el resto).

Una actuación que logró reproducir asombrosamente bien su complejo sonido de estudio, superando incluso un aparatoso incidente provocado por la rotura de las cuerdas de una guitarra, que salvaron con clase y saber hacer. Bien es cierto que el estilo hipnótico, progresivo y cadencioso ayuda a ello; pero hacerlo sin romper la tensión emocional del conjunto requiere un arte que estos chavales han demostrado dominar con destreza.

Havalina - Tan Deprisa, Tan Despacio

El concierto también sirvió para la presentación del DVD Tan Deprisa, Tan Despacio, notable documental dirigido por Ignacio durante una gira del grupo, y documento imprescindible para conocer a una de las formaciones de referencia en el panorama musical.

Lo único que lamento, como le dije a Manuel al final del concierto, es que en el Festival DCode de dentro de dos meses sólo vaya a poder escucharles durante los cuarenta y cinco minutos de rigor. Una pena. Como contaban las letras de Imperfección, siempre quieres más. ¡Ay! ¡El ansia, el ansia…!

Edición revisada el 10-09-2011

Publicado en Conciertos, Música | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Dënver – Ecuánimes

Concierto celebrado en la sala Nasti de Madrid, el sábado 16 de abril de 2011.

Dënver

Bueno. Ya estuve escuchando a Dënver en la Rock Kitchen la semana pasada (a su artículo me remito) y lo cierto es que, después de verles, tengo aún más ganas de repetir esta noche, esta vez con ellos como plato fuerte de la velada. Es más: ha sido tal la expectación por la primera gira española de los chilenos que FUP, la discográfica que les edita aquí en España, buscó a toda prisa otra fecha para ellos en la capital, recalando en la siempre simpática sala Nasti, con unas dimensiones mucho más modestas que la Rock Kitchen, pero con una cercanía y calidez que se agradecen. La pega: el Madrid-Barça que está teniendo lugar justo antes del concierto y que, de prolongarse, amenaza con restar buena parte de su público a Milton y Mariana.

Ecuánimes (Sala Nasti, 16-04-2011)

Abrió fuego el trío pop Ecuánimes, una propuesta que, sin desmarcarse de una línea algo más comercial y popular de lo que estoy acostumbrado últimamente, resultaban agradables. No sabría muy bien qué comentar de estos chicos, que facturan un pop romántico sensible y accesible, y a los que les ha tocado capear en su actuación con uno de los cuatro partidos del siglo de estas dos semanas.

Y tras velar armas, unos Dënver mucho más electrónicos y contundentes, con mucha más confianza en sí mismos que la semana pasada, tras una gira “express” que les ha llevado por varias ciudades españolas. De hecho, Mariana, con una llamativa blusa de lentejuelas, que le dio un aire “kistch” setentero durante toda la actuación, desgranó algunas de las cosas que le habían gustado de nuestro país y otras que no. En la lista de “contras” se encontraba, como no podía ser de otra manera, la policía de Barajas, que les hizo una faena a su llegada al país y que, esperemos, no vuelva a hacer de las suyas cuando retornen este verano para actuar en varios festivales.

Dënver (Sala Nasti, 16-04-2011)

Hoy su espléndido Música, Gramática, Gimnasia, suena de maravilla; con un público que está aquí por ellos (y aquí podría hacer un chiste) y que no nos obliga a escuchar el molesto murmullo que presidió el comienzo de su anterior actuación. Con unas bases pregrabadas que obligan a Milton a reajustar constantemente el sonido, suenan mucho más trabajados y “rodados”, decididamente mejor que la semana pasada (y eso que entonces lo hicieron de maravilla). Sobretodo “Mi Primer Oro”, con su genial aire “disco”, “Lo que Quieras”, mucho más emotiva que en la Rock Kitchen y de nuevo sentida y coreada por el público, o una mucho más contundente, gamberra, electrónica y guitarrera a la vez ,“Los Adolescentes”. Una “Olas Gigantes” mucho mas limpia y emocionante; otro tanto para la hiperbailable “Litoral Central”… Y unos Dënver en estado de gracia, con Milton desgañitándose a la guitarra y una risueña Mariana, que ofrecieron un derroche de energía y ganas, y que pueden regresar a Chile con la sensación de haber triunfado. Pero no por mucho tiempo: les queremos de vuelta este verano y, si puede ser antes, tanto mejor.

Cartel de la gira española de Dënver

Edición revisada el 10-09-2011

Publicado en Conciertos, Música | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Fiesta 32º Aniversario de “Flor de Pasión” – Fiesta Elefant Records

Concierto celebrado en la sala Siroco de Madrid, el sábado 9 de abril de 2011.

Juan de Pablos (Flor de Pasión - RNE 3)

“Flor de Pasión” es uno de los programas más veteranos de la radio española. Desde 1979, y de la mano del inimitable Juan de Pablos, viene dando la oportunidad de darse a conocer a numerosos grupos españoles, muchos de los cuales han decidido devolverle ahora el favor a modo de homenaje. Con la complicidad de la discográfica Elefant, uno de los emblemas del “indie” patrio, se dieron cita en una abarrotadísima sala Siroco algunos de los grupos más “modernos” y “peculiares” del panorama.

“Abarrotadísima” se queda muy corta para describir la granja de pollos que era aquello. Yo no he visto cosa igual. Pero, obviando la exageración de gente que había allí, pasemos a comentar lo estrictamente musical.

Abrió la veda un Guille Milkyway que demostró un entusiasmo y una veneración exagerados por Juan de Pablos, al que no dejó de lanzar loas entre canción y canción. Una insólita versión acústica del electrónico por antonomasia, que repasó algunos de sus “hits” a lo largo de la que sería la intervención más larga de la noche: unos veinte minutos.

Band à Part (Siroco, 09-04-2011)

Papá Topo (Siroco, 09-04-2011)

Le siguieron los “modernos” y “gafapasteros” con conciencia (y autodeleite) de serlo Band À Part, que desgajaron sus dos EPs de “indie” retro antes de dar paso a una de las sensaciones del momento: los inclasificables Papá Topo. En otras circunstancias se podría haber tachado a Adriá y Paulita de “frikis” (que lo son): pero ese trío de melodías asquerosamente pegadizas, a la par que “naif” (aunque, habida cuenta de su juventud, no sabría si calificarlas de “naif” o, sencillamente, de infantiles), que son “Oso Panda”, “La Chica Vampira” y “Lo que me Gusta del Verano es Poder Tomar Helado”, les garantizan ya un puesto en lo más alto del pop nacional. Quizá debieran mejorar su interpretación en directo, sobre todo por lo que respecta a su registro vocal, pero cumplieron su cometido y se convirtieron, como era de esperar, en el plato fuerte de la noche.

Cooper (Siroco, 09-04-2011)

“Cooper”, con un parecido cada día más sospechoso a Paul Weller (y no sólo en el pelo), cumplieron con su papel (casi) de padres de los allí presentes, con una propuesta un tanto más roquera y “mod” que el resto del cartel. Sobresaliente “Círculo Polar” y, para un servidor, el momento más notable de la velada.

Cola Jet Set (Siroco, 09-04-2011)

Cerraron los simpáticos (y casi rescatados de otra época) Cola Jet Set, que, con un recuerdo a “Los Fresones Rebeldes”, trajeron unas melodías y una forma de ser que otros intentan imitar, pero que en ellos resulta de una pasmosa naturalidad. Aires sesenteros y desenfadados para cerrar una noche que tuvo su epílogo en la “pinchada” de Luís Calvo (capo de Elefant), como colofón a la noche más “moderna” (y, a decir verdad, excesivamente “colorista” y “poppy” para mi gusto) de los últimos meses. ¡Ay! ¡Que baje Dios y les bendiga!

Juan de Pablos

Edición revisada el 10-09-2011

Publicado en Conciertos, Música | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Entradas Yndy Tv (marzo)

Y aquí van, cada vez con más pereza, las crónicas de marzo para Yndy:

Cuchillo (Nasti, 03-03-2011)

Cuchillo – Hoy Muero Viernes (Nasti, 03-03-2011)

Dinero (Heineken, 10-03-2011)

Dinero – Ovni (Heineken, 10-03-2011)

Igloo (Charada, 24-03-2011)

Igloo (Charada, 24-03-2011)

Nadadora (Charada, 19-03-2011)

Nadadora (Charada, 19-03-2011)

Smile (Moby Dick, 11-03-2011)

Smile – Iñigo Coppel (Moby Dick, 11-03-2011)

Publicado en Conciertos, Música | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Maika Makovski

Concierto celebrado en la Sala El Sol de Madrid, el viernes 8 de abril de 2011.

Maika Makovski

¡Joder! ¡Estoy que no paro! Ayer el concierto de Dënver y Ellos, hoy el de la Makovski, y mañana el de La Casa Azul, Band À Part, Papá Topo, Cooper, la semana que viene Deerhunter, otra vez Dënver… Además yo, que tengo la costumbre de ir solo a la mayor parte de los conciertos (o, en su caso, con un fotógrafo o algún amigo), porque nunca encuentro nadie al que le gusten las “moderneces” que me suelen gustar, me encuentro un poco desconcertado por estar acompañado de media docena de amigos que han venido conmigo al concierto. Y es que la Makovski tiene gancho.

Bueno. Maika Makovski, medio mallorquina, medio macedonia (ahora debería añadir algo del estilo “100% rockera”, pero me parece tan obvio y tan ridículo que, no es que pase: es que lo pongo para hacer escarnio de tan manida y cursi estrategia literaria; ahí, como un Cervantes cualquiera) se ha convertido con su disco homónimo en una de las sensaciones del rock español “en femenino” (¡toma otro tópico de articulista! ¡“En femenino”!). Pero lo de esta chica, que se presenta sobre el escenario elegante pero aguerrida y con una sombra de ojos que quita el hipo y le llega casi hasta los tobillos, oscila entre la dureza de su faceta más canalla y la sensibilidad de unos temas calmos y emotivos, cantados con una voz cuasisusurrante que embelesa.

Maika Makovski (El Sol, 08-04-2011)

Porque Maika oscila entre la rudeza de un rock americano, rollo bar de carretera del Medio Oeste, con las guitarras rasgadas y esa voz de diva “soul” de “Game Of Doses”, hasta la emotividad, con un toque étnico y otro de PJ Harvey, de “Devil Tricks”, o un incluso un aire a lo Joanna Newsom “pop” en “Friends”. Un cajón desastre perfectamente ordenado (esto es un oxímoron; que hace mucho que no empleo uno) en el que se mueve con soltura, dando rienda suelta a una voz versátil y portentosa, enmarcada en una música dotada de una presencia instrumental mucho mayor que en disco.

Recovecos de rock sureño y dosis de “rithm & blues”, voces y guitarras que suben y bajan con una precisión asombrosa, coqueteos con el pop “indie”, y simpatía, energía y carisma a raudales para un público entregado que le agradece cada tema como si se tratase de un regalo. Con una energía contagiosa, cierra el concierto con la marciana e hipnótica “Ruled By Mars”, dejando a los presentes con ganas de más.

Edición revisada el 10-09-2011

Publicado en Conciertos, Música | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario